Gracias a su privilegiada situación en el Atolón Baa, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2011 y punto neurálgico del submarinismo en las Maldivas, el hotel Seaside Finolhu constituye un paraíso para los amantes del buceo y el snorkel así como un excelente punto de partida para explorar y conocer la fascinante vida marina de esta zona del planeta, que incluye especies únicas.

Al ser un espacio protegido, los arrecifes que rodean el hotel son de una gran pureza; y sus aguas, limpias y cristalinas, acogen enormes bancos de peces y sirven de hábitat para unas 1.200 especies: el tiburón de punta negra de arrecife, las morenas gigantes, el pez payaso de Clark, el camarón mantis pavo real…

Los corales y las aguas poco profundas del atolón también dan cobijo a algunos visitantesque llegan del océano abierto para reproducirse o comer. El Atolón Baa es mundialmente famoso por las mantarrayas. Coincidiendo con la temporada de lluvias, entre mayo y octubre aproximadamente, el monzón del suroeste empuja hasta esa zona grandes cantidades de plancton, principal fuente de alimento de las mantarrayas, y convierte esta zona en una de las mejores del planeta para avistar estos animales.

El hotel, que tras una gran remodelación reabrirá en otoño, es un paraíso para los amantes del buceo y el snorkel.

También llegan hasta esta zona la raya águila manchada de blanco, de hasta 3 metros de envergadura y 5 metros de longitud, y las tortugas marinas. La que más abunda en estas islas es la tortuga verde. “La mayoría de estos hermosos animales se pueden ver durante todo el año mientras se practica snorkel y buceo en Finolhu”, explica Tom Zimmer, instructor principal de buceo en Seaside Finolhu.


Dive Butler Finolhu, el centro de buceo del hotel, organiza una amplia selección de actividades, desde buceo , excursiones de snorkel y cruceros hasta inmersiones en una embarcación semisumergible Penguin, alquiler de botes y toda clase de deportes náuticos. Acompañados por guías expertos, los huéspedes de Seaside Finolhu pueden descubrir la impresionante topografía marina de la zona -las cuevas Rangali, las de Fares y la thila Muthafushi, lugar perfecto para submarinistas especializados- en grupos pequeños, excursiones personalizadas o inmersiones nocturnas.

Asimismo, para los amantes del mar el hotel ofrece excursiones de pesca tradicional al amanecer; visitas a las islas más próximas -algunas completamente desiertas-; pesca deportiva en las áreas designadas para ello; cruceros con delfines al atardecer; travesías en dhoni -el velero típico de las Islas Maldivas-; tours para conocer la cultura local…

Demostrando su gran compromiso con la sostenibilidad y con el equilibrio del entorno, todas las actividades relacionadas con el mar cuentan con la verificación y aprobación del biólogo marino residente del hotel, para contribuir así a la protección y preservación del ecosistema.

Seaside Finolhu, a 30 minutos en hidroavión desde el Aeropuerto Internacional de Malé, la capital de Maldivas, se encuentra inmerso en una gran obra de remodelación y tiene prevista su reapertura el próximo 1 de noviembre. El hotel sorprenderá por su nuevo concepto, un caleidoscopio de colores inspirado en los vibrantes tonos de las islas y las maravillas naturales que rodean el resort, incluidas las que se esconden bajo el océano.