Bajo estrictas medidas de seguridad, y con todo listo para hacer sentir al huésped como en casa, el hotel ofrece experiencias únicas entre viñedos también durante esta ‘nueva normalidad’

La pandemia mundial ha cambiado nuestras vidas. También la forma de relacionarnos, de experimentar y, cómo no, la de viajar. Pero seguimos viajando, sin olvidar que existe una nueva forma de hacerlo que atiende a estrictas medidas de seguridad. En Valbusenda Hotel Bodega & Spa han trabajado durante meses para implementar los más rigurosos y seguros protocolos de higiene y prevención y, por fin, el próximo día 2 de julio, este hotel de 5 estrellas, situado en Zamora, abrirá de nuevo sus puertas.

La seguridad, lo más importante

A fin de asegurar el bienestar y la salud de huéspedes y trabajadores, se ha establecido una guía de seguridad en la que se recogen los protocolos específicos a seguir en cada área de actividad. Además de las medidas de distancia obligatorias, dispensadores de gel hidroalcohólico y refuerzo en labores de limpieza y desinfección en zonas comunes, en Valbusenda Hotel Bodega & Spa se han tomado otra serie de necesidades sanitarias y de seguridad que afectan a la recepción y check in de huéspedes como:

  • Instalación de mamparas de protección.
  • Aforo limitado en la recepción hasta un máximo de 6 personas, guardando la distancia de seguridad.
  • Entrega de un kit de bienvenida para su uso durante la estancia que incluye hidrogel individual y mascarilla quirúrgica.
  • Al haberse eliminado los amenities de las habitaciones, se dará a los clientes un pack al llegar al hotel.
  • Supresión del servicio de aparcacoches como medida de protección.
  • Test previos a personal y profesionales: absolutamente todos los trabajadores de Valbusenda, se someterán, previo a su incorporación, al test serológico ELISA a fin de asegurar su buen estado de salud por su tranquilidad y la de todos los huéspedes.

También en habitaciones se han reforzado las medidas de seguridad. Entre otras, se ha establecimiento un periodo mínimo de 72 horas de margen entre el abandono y nueva ocupación de habitaciones. En cuanto a la Bodega, todas las normas del hotel se extrapolarán a este espacio. En este sentido, las catas se harán de forma personalizada con una reducción del aforo del 30%. Y las experiencias enológicas se harán previa reserva.

El restaurante Nube, de referencia gastronómica, así como otras zonas gastro del hotel, también han sido objeto de nuevas medidas:

  • Reducción de aforo en todas las dos zonas gastronómicas.
  • Habilitación de otras tres zonas para servir comida: Pool-Bar, la Enoterraza y el Bar & Lounge. Todos los accesos deberán hacerse bajo cita previa.
  • Supresión de buffet para los desayunos. El servicio se hará de manera individualizada, pudiéndose disfrutar en la habitación.
  • Acceso a las cartas a través de un código QR.

Si se desea disfrutar del Spa, habrá que tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • El acceso al circuito de Spa será bajo petición. Podrá disfrutarse de 60 minutos un máximo de 4 personas por hora.
  • Se entregará una bolsa de plástico a cada cliente para que, a la salida, deposite las toallas o cualquier material textil y así facilitar su posterior lavado a un mínimo de 60º de temperatura.
  • Todos los tratamientos se harán bajo petición de nuestros clientes con un mínimo de 24 horas de antelación.

También otras zonas de disfrute como el gimnasio o la piscina exterior están preparadas para que puedan usarse siguiente estrictos protocolos de higiene.

Pero lo realmente importante es llegar a Valbusenda Hotel Bodega & Spa y experimentar en primera persona la magia del entorno, ser testigo de la elaboración de sus vinos, tan personales y auténticos… impregnarse de su espíritu, porque eso no hay ‘nueva normalidad’ que lo cambie.