La Semana Santa en Valonia está pasada por agua

La Semana Santa en Valonia, en el sur de Bélgica, estará pasada por agua. Y no porque llueva, sino porque la región cuenta con una variada oferta turística vinculada al líquido elemento pese a no tener acceso al mar.

Uno de los puntos de agua más importantes de la región está en las Ardenas –en la parte más sureña de Valonia-. Se trata de los lagos de Eau d’Heure, un espacio en el que se despliegan hasta cinco lagos artificiales distintos (Plate Taille, Féronval, Falemprise, Eau d’Heure y Lac du Ry Jaune) y que con sus 67 kilómetros de orilla son el perfecto acceso al agua en una región sin acceso al mar.

En este lugar, es posible visitar también el interior de la presa de Eau d’Heure, conocer sus orígenes y conocer la historia del lugar gracias a una maqueta gigante. La visita puede continuar con un paseo de 450m por las galerías de la presa, a 20m bajo tierra. De abajo hacia arriba, porque la visita guiada incluye el SkyWalk, un punto de vista a 107m de altura por encima del vacío y desde el que se puede disfrutar de unas vistas impresionantes de los lagos de Plate Taille, de Eau d’Heure y de Falemprise.

Además de la visita a la infraestructura, en los lagos de Eau d’Heure se pueden hacer todo tipo de actividades relacionadas con el agua como pesca, natación, kayak y canoa, o físicas, como ciclismo, senderismo o golf.

En los lagos de Eau d’Heure, el esquí acuático también tiene un gran protagonismo gracias al Spin Cablepark, una atracción consistente en un cable elevado sobre el nivel del agua y en el que circula un motor que arrastra al esquiador. Esta atracción funciona con energía solar (y no con una lancha motora), por lo que su impacto medioambiental es mucho menor. En este lugar se pueden practicar deportes como wakeboard, wakeskate, kneeboard, adaptándose a las capacidades de cada usuario.

En Valonia es posible también recorrer las aguas de sus ríos en kayaks o canoas. Esta actividad permite admirar paisajes naturales, presididos por castillos y peñascos, por ejemplo, a través del río Lesse o por el Valle de Amblève –en el corazón de las Ardenas– donde se encuentra la célebre Cascada de Coo, con una caída de 15 metros, y que está rodeada también de rutas senderistas. En la zona, existen empresas de alquiler de kayaks que organizan tours de hasta 21 kilómetros.

Otra parada obligatoria son los ascensores hidráulicos del Canal du Centre, considerados obras de arte atemporal, que se mantienen en funcionamiento desde su construcción en el siglo XIX. Además de ser la obra más grande del mundo, con un desnivel de 73m, destacan por su protagonismo durante la Revolución Industrial y están declarados como Patrimonio Importante de Valonia. En 1998 fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad en la provincia de Henao. Además, estos ascensores hidráulicos están situados en el Canal du Centre, también declarado Patrimonio Mundial de la Unesco.

Otra actividad acuática más sosegada es el recorrido ecológico en barco eléctrico por los Jardines O de Nismes, que permite admirar la riqueza de su patrimonio natural pasando bajo las pasarelas hasta el estanque donde posibilita contemplar el Castillo Licot. Es un recorrido para compartir en familia o entre amigos a aproximadamente una hora de Bruselas.

Finalmente, para aquellos que busquen darse un capricho acuático en Valonia están las Termas de Spa, que cuentan con baños turcos, saunas y refrescantes duchas para poder disfrutar de todas las virtudes del turismo termal en 800 m² de piscinas exteriores e interiores. De hecho, el término genérico Spa tiene su origen en esta histórica ciudad termal, actual candidata a Patrimonio Mundial de la Unesco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para comprobar que no eres un robot escribe la palabra que aparece a continuación. Click sobre la imagen para escucharla.
Anti-spam image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.