Chile. ©Pixabay.
Chile. ©Pixabay.

Las zonas protegidas en suelo chileno alcanzan el 20% del extenso territorio nacional. Entre el Océano Pacífico y la cordillera de los Andes, desde el desierto más árido del mundo, en el norte, hasta los glaciares patagónicos al sur, se desarrolla una inmensa riqueza natural que crea el escenario perfecto para quienes admiran la naturaleza y las actividades al aire libre.

Desciende montañas y volcanes con tus esquís o practica deportes acuáticos como buceo, surf o kayak en la inmensidad del océano Pacífico o en cualquiera de los magníficos ríos del sur de Chile. Deslízate y surfea sobre arena en las interminables dunas del Desierto de Atacama, y si lo tuyo es la pesca con mosca, intérnate en los ríos y lagos patagónicos para capturar las famosas truchas que habitan en uno de los mejores lugares para practicar este deporte en el mundo.

Si te gusta adentrarte en la naturaleza y sentir la adrenalina en un entorno de ensueño, explora tu lado aventurero con estos cinco planes que te proponemos. Harán que quieras quedarte en este rincón del mundo, nombrado recientemente el mejor destino de aventura del mundo en los World Travel Awards.

1- Conquista los cielos, practicando parapente en el norte.

La geografía chilena, repleta de cerros y montañas de gran altura, cuenta con algunos de los paisajes más sobrecogedores del planeta y son el escenario perfecto para practicar paracaidismo y todo tipo de deportes aéreos.

Lánzate a la aventura y tírate en parapente en el norte del país. Íconos como el Morro de Arica o el cerro Dragón en Iquique, ofrecen inolvidables recorridos, con toda la inmensidad del paisaje a tus pies, que terminan a la orilla del mar o en sus escarpadas dunas.

2- Camina sobre el hielo en el Parque Nacional Laguna San Rafael

Paraíso de exploradores, aquí descubrirás los imponentes glaciares y formaciones rocosas de los Campos de Hielo Norte. Esta experiencia de caminar sobre hielos y glaciares ante la inmensidad del desierto blanco te transportará a un universo desconocido. Aprovecha una de las mayores extensiones de hielo del mundo en la Patagonia chilena, uno de los lugares perfectos para vivir esta aventura.

Podrás recorrer las milenarias construcciones de agua congelada, que se esconden en el Parque Nacional Laguna San Rafael. ¡Y al final de tu travesía corona este mágico momento brindando con whisky y un trozo de hielo patagónico!

3- Maravíllate con el trekking en las Torres del Paine.

Declarado Reserva Mundial de la Biósfera por la UNESCO, el Parque Nacional Torres del Paine cuenta con algunas de las mejores rutas del mundo para practicar trekking: glaciares, lagos, bosques y sus famosas torres de granito como telón de fondo, te dejarán con ganas de volver y será la mejor manera de conocer los escénicos paisajes desde una vista privilegiada.

El circuito de trekking denominado W recorre los principales atractivos de Las Torres del Paine. La travesía debe su nombre a la unión de las tres grandes zonas por donde pasa la expedición: Valle de Ascencio, Valle del Francés y Valle del Glaciar Grey. Atrévete a vivir esta aventura que dura entre 4 y 7 días recorriendo bosques de lengas, impactantes miradores y escarpadas alturas.

4- Sumérgete en las aguas del Archipiélago Juan Fernández

Si eres de los que optan por territorios privilegiados debido a su naturaleza única con decenas de especies endémicas, el archipiélago Juan Fernández es ideal para ti.

Disfruta el paraíso submarino, sumergiéndote bajo sus aguas transparentes que cuentan con una visibilidad privilegiada de entre 40 y 60 metros de distancia y una inmensa cantidad de peces, además de morenas, langostas y ¡la posibilidad de bucear con el juguetón lobo de mar de dos pelos!

5- Recorre a caballo el Parque Nacional Rapa Nui

El Parque Nacional Rapa Nui o te pito o te henua ocupa casi la mitad de la isla y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por proteger grandes parajes naturales y riquezas culturales.

A lomos de tu caballo, descubrirás cavernas escondidas y recorrerás senderos hasta alcanzar los volcanes y cráteres de la Isla.

Además, si quieres vivir una experiencia única, montarás a caballo como lo hacen los pascuenses, ¡sin montura!, acompasando tu ritmo cardiaco al son de los latidos de tu caballo.