El artista Félix Yáñez es el creador de Territorio Artlanza, una recreación de un pueblo medieval castellano que llega a ocupar 8.500 metros cuadrados

En la localidad burgalesa de Quintanilla del Agua, en pleno Valle del Arlanza, se levanta Territorio Artlanza, una inmensa escultura que supone la recreación a escala real de un típico pueblo medieval castellano, elaboraba a base de los materiales que su creador, Félix Yáñez, recupera de las escombreras de la comarca. A través de las calles y plazas de esta obra de arte, los visitantes reconocerán edificios populares como la escuela, el calabozo, la taberna, el horno de pan, la botica, la ‘bodega del abuelo’ así como tres museos visitables: uno etnográfico, uno de cerámica y otro de fotografía, con imágenes de hasta cien años de antigüedad.

El Valle del Arlanza se extiende entre la Ribera del Duero y la capital burgalesa. Es una comarca bañada por un río que no sólo le da nombre, sino que ha sido testigo de la presencia de todo tipo de civilizaciones con el paso de los siglos, así como hitos de la historia regional, como fue la repoblación de la Meseta o el nacimiento de Castilla. Por este motivo, los visitantes hallarán un terreno salpicado de interesante patrimonio cultural e histórico.

En esta comarca se alza Quintanilla del Agua, una villa que esconde un atractivo turístico que pocos conocen: la escultura más grande del mundo. Se trata de Territorio Artlanza y consiste en una recreación a escala real de un pueblo castellano de la época medieval, realizada por Félix Yáñez. El artista, natural de dicha localidad, dispone de su taller artesanal en el mismo pueblo y, desde 2008, se ha visto inmerso en el desarrollo de esta particular iniciativa, que ha permitido dar una nueva vida a un área recreativa familiar de 200 metros cuadrados para convertirlo en lo que es a día de hoy: 8.500 metros cuadrados de escultura.

Yáñez es un artista del barro y del llamado arte povera, que en italiano significa arte pobre y que consiste en utilizar materiales obtenidos de la naturaleza o reciclados. Por ello, para levantar Territorio Artlanza, el escultor ha recurrido a las escombreras de las localidades del Valle. El resultado: calles y plazas de un realismo innegable, con riachuelos y puentes incluidos, que permiten encontrar durante su recorrido edificios populares típicos de estos pueblos castellanos de la Edad Media, como la botica, la taberna, una escuela, una fragua, un horno de pan, un calabozo, un lagar, etc.

Asimismo, los visitantes podrán acceder a tres edificios habilitados como museos: uno de carácter etnográfico, otro de cerámica y un tercero de fotografía, con instantáneas de habitantes del pueblo de hasta cien años de antigüedad.

Félix Yáñez también ha dotado de contenido cultural a su creación con actividades paralelas de gran interés para el público. Un ejemplo es el Festival de Teatro de Cámara Territorio Artlanza, donde cada verano se organizan noches de representaciones teatrales en los dos corrales de comedias de los que dispone esta villa recreada, de la mano de compañías de todo el país.