Uruguay_CriollaMontevideoLas jineteadas constituyen la actividad central de la capital durante la Semana del Turismo, que en Uruguay sustituye oficialmente a la Semana Santa por el carácter laico del país

Llega la Semana Santa a Uruguay, días festivos que oficialmente reciben el nombre de Semana del Turismo en este país latinoamericano, y que en la capital se vive al son de las jineteadas. Al más puro estilo de los rodeos americanos, la Semana Criolla de Montevideo celebra este año su 90 edición con su famoso Concurso de Jineteadas, al que acuden los mejores jinetes de la zona, y que se complementa con espectáculos folclóricos, danzas tradicionales, payadas y una amplia oferta gastronómica.

Aunque en Uruguay también hay procesiones religiosas –como la de las Siete Iglesias o el Vía Crucis en el cerro de Montevideo-, este país latinoamericano es oficialmente laico, por lo que cuando llega la Semana Santa, el uruguayo solo piensa en una cosa: la Semana del Turismo. En dicho periodo, que dura del 28 de marzo al 5 de abril, se suceden toda clase de eventos gastronómicos, conciertos, ferias y demás actividades al aire libre y en familia por el territorio.

Una semana llena de color y algarabía nacional que en Montevideo se vive, especialmente, desde el punto de vista de la Semana Criolla, que este año cumple su 90 edición. Esta fiesta hace que la capital se convierta en un gran ruedo donde el eje central es el famoso concurso de jineteadas, en el que todo buen jinete debe participar, al menos, una vez en la vida para sentirse realizado.

¿En qué consiste?

La jineteada es diferente a la doma de potros. Mientras que esta última es una faena rural llevada a cabo por la gente de campo, en el ámbito de las actividades productivas propias del sector agropecuario, la otra es un deporte que se practica con caballos especialmente reservados, que se conservan cerriles para que al ser montados muestren su bravura. Los concursos de jineteadas y tropillas se desarrollan diariamente en el ruedo central en cuatro categorías: pelo, basto, internacional en pelo y basto argentino, cada una con sus propias reglas y normas. En este sentido, la modalidad de pelo es la más dificil, ya que el jinete solo puede agarrarse de las crines y encima tiene que lidiar con que el caballo está descrinado. Seguramente, por estas dificultades, esta modalidad de monta es la que roba más aplausos por parte del público.

Los jinetes que participan en La Criolla del Prado, como se llama localmente a la Semana Criolla, se presentan con la indumentaria tradicional del gaucho por eso resulta gracioso verlos interactuar con las nuevas tecnologías. Las jineteadas sancionan el maltrato animal y cada categoría tiene normas estrictas al respecto. Así por ejemplo, los jinetes que compiten en pelo deben hacerlo en 8 segundos, y en 10 si lo hacen en bastos. En todos los casos pueden ser eliminados si se detectan maltratos.

La Criolla en cifras

200.000 personas asisten a las Criollas del Prado, siendo una de las fiestas tradicionales uruguayas de mayor convocatoria. 1.800 artistas entre payadores, bailarines y conjuntos folcóricos participan de esta fiesta. Otras 1.500, en torno a las jineteadas, esto incluye jinetes, palenqueros, cuidadores, etc. 20 tropillas, o peñas, son las que participan en Las Criollas del Prado.