Foto | Ethan Prater
Foto | Ethan Prater

Viena es la bella capital del pasado imperial de Austria. Sin embargo, la gente joven suele pensar que es una ciudad monótona y demasiado clásica para gastar tiempo y dinero en visitarla. No quiero quitarles razón, ya que el centro de Viena puede ser bastante frío y demasiado sobrecargado para los amantes de la variedad, pero aquellos que conocen la ciudad más en detalle saben que es solo una primera impresión.

No puedo defraudar a aquellos que piensan que es una ciudad clásica y fría, y por ello empezaré por el centro de la ciudad. Lo que más me cautivó de Viena son sus enormes y bellas plazas. Helden Platz y María Teresa Platz son las más céntricas: la primera fue construida en honor a los héroes de la victoria contra los turcos mientras que la segunda, en honor a la emperatriz María Teresa, contiene tres importantes museos de la ciudad, Historia del Arte, Arte Moderno e Historia Natural. La plaza Graben está rodeada de edificios barrocos y con una columna en el centro, la “Columna de la Peste», construida en el siglo XVII después de la epidemia que azotó a la ciudad.

Muy cerca de allí se encuentra la catedral de San Esteban. No es la catedral más bonita o la más impresionante, pero es un edificio clave en la historia de la ciudad y se trata de la construcción religiosa más importante de Viena. En cambio, el edificio más importante de la ciudad, ya que incluye una iglesia, los antiguos salones imperiales, varios museos (como el de la famosa emperatriz Sissi), la Biblioteca nacional austriaca, los despachos del presidente de la República o la Escuela de Equitación Española, es el palacio Hofsburg. Su exterior es sobrio, pero en el interior se encuentran estatuas clásicas de mármol, murales enormes y detalles de oro prácticamente en cualquier sala. No esperéis algo uniforme del interior, cada emperador puso su estilo propio en algún lugar; pero esta disconformidad es uno de sus mayores encantos.

Todo esto es muy bonito pero… también es bastante cansino. Si llevas toda la mañana visitando edificios históricos y escuchando sobre Sissi, los Hofsburg, Mozart…puedes acabar harto de Viena. Entonces, lo mejor que podéis hacer es visitar el Prater (noria), en el parque de atracciones de la ciudad, o pararte a tomar un struddel y un café vienés en alguna cafetería (¡ojo con los precios!). Si eres un amante del fútbol (o un patriota), cógete el metro hasta el Ernst Happel, lugar donde la selección española dejó atrás 40 años de fracasos para coronarse campeona de Europa de fútbol.

Para terminar… ¿Habéis pensado en alquilar algún apartamento en Viena? Hundertwasserhaus es un edificio de apartamentos en el distrito 3 de Viena. Su peculiaridad… es un honor a la naturaleza más salvaje. El techo está cubierto de arbustos y flores, las terrazas e incluso algunas habitaciones están atravesadas por grandes árboles…. Es una visita imprescindible para descansar de tanto edifico clásico. Por cierto, que si estáis buscando por un alojamiento, tened cuidado de no alquilar este apartamento.