El Valle de la Muerte, un paseo por la belleza de lo desértico

El Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer

El Parque Nacional de Death Valley es uno de los lugares más inhóspitos del planeta y destino turístico de la costa oeste norteamericana.

El Valle de la Muerte no es un lugar donde uno no piensa en visitar de primeras. Si el origen es España, ninguna compañia turística le ofrecerá un paquete organizado que pueda ser Madrid – Valle de la Muerte, por ejemplo. Pero este destino forma parte de lo que se podría considerar un conjunto de parajes a los que es obligado visitar si uno viaja a los Estados Unidos, o más en concreto a California.

La costa oeste estadounidense, al igual que el sur más genuino americano son, sin duda, dos de los atractivos más reconocidos y reconocibles de este gran país y como tal el Parque Nacional del Valle de la Muerte (Death Valley) estaría incluído en el catálogo de imprescindibles en el itinerario marcado por el suroeste de Estados Unidos.

Situado en California, entre las Montañas Nevadas y el océano Pacífico, lindando con el Estado de Nevada, a unos 495 kilómetros de Los Ángeles y otros 300 de Las Vegas, adentrase en la zona del valle supone no sólo un plan de un día, sino una pequeña aventura que incluso puede llegar a ser arriesgada.

En cualquiera de los dos casos, ya sea desde Los Ángeles o desde la ciudad del juego, visitar el más inhóspito de los destinos turísticos americanos requiere de una, cuanto menos meditada preparación. Para hacer frente al riguroso calor aplastante que se puede llegar a sufrir en el corazón mismo del valle será necesario contar con un coche con un potente y revisado aire acondicionado y abastecerse de numerosas botellas de agua, cuantas más mejor.

Después de dos o tres largas horas de carretera y observar un repetitivo paisaje por la ventanilla del coche cada vez más árido y desértico, el camino llega a su etapa más interesante.

La parte más profunda del Parque Nacional, el llamado Badwater, está considerado el punto más bajo de norteamérica llegando a rozar los 90 metros por debajo del nivel del mar. En su interior, la sensación térmica puede alcanzar los 50 grados centígrados, o incluso más.

Artist’s Palette, o la paleta del artista es otro de las paradas en el recorrido dentro del Parque que no debe pasar desapercibida ya que, como su propio nombre sugiere, sus dunas y montículos de diferentes colores y texturas son un estímulo para el sentido de la vista.

Sin duda no existe nada similar sobre La Tierra y menos aún en todo Estados Unidos, un lugar agresivo pero con la belleza que la naturaleza ha sabido perfilar a lo largo de milenios, obra de unas condiciones tan extremas, que la más mínima esperanza de vida es aplastada y deteriorada en pocos días.

El Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer
El Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer
El Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer
El cartel que indica la entrada al lugar  ©El Viajar es un Placer
En pocas ocasiones se puede ver algún ser vivo en el Valle ©El Viajar es un Placer
En pocas ocasiones se puede ver algún ser vivo en el Valle ©El Viajar es un Placer
Una vista general de la llanura del Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer
Una vista general de la llanura del Valle de la Muerte ©El Viajar es un Placer
La carretera que cruza el inhóspito valle ©El Viajar es un Placer
La carretera que cruza el inhóspito valle ©El Viajar es un Placer
Compartir

One thought on “El Valle de la Muerte, un paseo por la belleza de lo desértico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para comprobar que no eres un robot escribe la palabra que aparece a continuación. Click sobre la imagen para escucharla.
Anti-spam image