Quién no ha soñado en alguna ocasión con perderse en su propia ciudad, en la ciudad donde trabaja, con imaginarse ser un completo desconocido, pasar inadvertido y experimentar la sensación de visitar algo nuevo pero a dos pasos del lugar donde vive o tiene su puesto de trabajo.

En esta ocasión me centraré en Madrid, la capital de España, donde es posible ser turista por un día, a pesar de ser ciudadano madrileño.

¿Cómo conseguirlo?

  • Visitar lugares donde nunca se ha estado, por ejemplo parques, monumentos o museos.
  • Dirigirse a los sitios por calles poco transitadas y que no coincidan con la ruta que normalmente se utiliza para ir al trabajo.
  • Alojarse en un hotel de cuatro o cinco estrellas (la noche no es tan cara como podría parecer)
  • Es muy recomendable que el hotel tenga piscina. En este caso cuanto más céntrico sea el hotel más posibilidades de desconectar.
  • Comer en restaurantes no frecuentados o descubrir nuevos establecimientos con especialidades de cocina extranjera.

¿Cuánto podría costar?

Un día en tu misma ciudad, siguiendo los pasos anteriormente citados, es posible llevarlo a cabo por poco más de 100 euros, por persona.

Hotel Emperador en Madrid
Azotea del HOTEL EMPERADOR | En pleno centro de Madrid es una elección segura.

Hotel Emperador Madrid


Vista aérea de la piscina en la azotea del hotel


Ver mapa más grande