La cámara fotográfica en mi equipaje de mano.

Ante la pregunta ¿quién no tiene cámara de fotos hoy en día? Respondemos lo mismo que ante ¿quién no tiene teléfono móvil en nuestro tiempo? La fotografía digital ha permitido la democratización de la cámara fotográfica y las imágenes.

Todo el mundo puede hacer fotos, todos podemos tutearnos con la cámara como dueños y señores  del proceso fotográfico, desde la toma hasta el revelado. ¿Y quién no intercambia fotos por bluetooth , email… de igual manera que lo hiciéramos con los cromos cuando éramos niños en el colegio?

Ya no elegimos la cámara -igual que ocurrió con los móviles- sólo por sus características técnicas si no que pasa a formar parte de nuestra imagen, convirtiéndose en un elemento más a tener en cuenta. Nuestro brazo, nuestra mano ya no terminan ahí, se extienden como si de una mutación se tratara hasta la cámara, apósito cómodo , necesario y vistoso y comenzamos a disparar. Chu, Chu, Chu, Chu…

De residente a turista, un salto muy pequeño desde el punto de vista cualitativo, pero muy grande en relación al tuteo que mantenemos con la cámara. ¿Qué nos ocurre cuando viajamos? ¿Enloquecemos de pronto? Nos comportamos como maniacos obsesionados por guardar las imágenes que vemos, batiéndonos en duelo -si es necesario-, esperando largas colas, convirtiéndonos en alpinistas improvisados sólo para que nuestro familiar o amigo aparezca ahí, en ese lugar y momento preciso.

¿Tanto vale una foto? ¿Tan importante es? La fotografía de viajes, desde mi punto de vista, tiene un valor documental importante que es lo que le hace disparar al turista y no al residente, pero lo fundamental ,es el valor sentimental que se adueña de él y le hace disparar, disparar y disparar; enloqueciendo de pronto; subiendo y bajando como una cabriola, tan ágil como un niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para comprobar que no eres un robot escribe la palabra que aparece a continuación. Click sobre la imagen para escucharla.
Anti-spam image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.