El sueño americano

Podría tratarse de una ciudad, una persona, tal vez una guitarra o simplemente una canción, pero en estas siete paradas trataremos de adentrarnos un poco más en el lugar del que partió esa mítica frase.

Los Ángeles

Tras casi quince horas de vuelo acumuladas y una breve escala previa en New York para tomar contacto con la tierra prometida, los vuelos interestatales, y comprobar que los policías americanos son clavaditos a los de las pelis, aterrizamos en lo que llamaron en otro tiempo “El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Ángeles”, nomenclatura original achicada por motivos obvios, pero que no evitó el crecimiento de esta ciudad hasta convertirse en la más grande con diferencia del estado de California.

Con la noche encima, nos alojamos en un coqueto hotel de cuatro torres situado en el Downtown, lugar financiero y de negocios que al ser fin de semana nos explican está semidesierto por lo que no se hace muy recomendable adentrarse a pie por sus calles. Como recibimiento o simple anécdota para abrir boca, en el hotel una sorprendente fiesta-convención de Alcohólicos anónimos que se hacen fuertes por varias plantas y nos invitan a participar. Cansado por el viaje y a la vez expectante de lo que espera, me conformo con esas espectaculares vistas que ofrecen las luces de guardia de las oficinas rozando el cielo al apagar definitivamente la de la habitación. Con el colchón del hilo musical suena de fondo Sinatra y de repente ahora si, todo parece un sueño.

A la mañana siguiente, muy temprano tomamos contacto con la parte en la que la zona hispana mantiene su lugar de referencia, la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, para sin perder mucho tiempo, coger carretera dirección. Hollywood, previo paso por Sunset Boulevard, calle que merece un recorrido a parte para disfrutar en su plenitud.
Hollywod es un lugar de obligada parada, e independientemente de la querencia por el séptimo arte, caminar por el Paseo de la Fama buscando la estrella o las huellas de tu actriz favorita tiene lo suyo. Igual que fotografiarte por ejemplo con esa “Mujer Maravilla” que no desmerece en absoluto su versión original. Después para no dejar de lado el glamour de la zona, llegamos hasta Rodeo Drive, escoltado por el hotel donde Julia Roberts cumplía parte de sus sueños en el celuloide también…

Para completar el día toca elegir entre Universal Studios, que deja pequeño a cualquier parque de entretenimiento al uso o acercarse hasta las Playas de Santa Mónica o Malibú, verdaderos iconos residenciales sobre las costas del Pacífico. Pero nunca fui de los Beach Boys, tampoco Pamela Anderson estaba entre mis referencias eróticas a seguir la verdad, y la música empieza a sonar al fin esperando que alguien pase a tiempo por los locales del Sunset, ya con la caída de la tarde encima para asociarse con el siguiente destino que nos espera. El camino sólo acaba de empezar a escribirse.

David Copper

3 thoughts on “El sueño americano

  1. Todo lo que escribe David tiene magia, así que esto no iba a ser menos. Viajar es algo maravilloso, pero abstraer las vivencias y contarlas de forma interesante para los demás es algo que no todo el mundo puede hacer.
    Un saludo y suerte con el blog!
    Cristina

  2. Pues dan ganas de ir a Los Ángeles. Eso de pisar las estrellas de tus actores o actrices favoritos es un clásico que creo que todos deberíamos cumplir. Por lo menos a los que les guste el cine, claro.

    Juan Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para comprobar que no eres un robot escribe la palabra que aparece a continuación. Click sobre la imagen para escucharla.
Anti-spam image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.